Calesita

Cuarta antífona: O Clavis David

Jesucristo en el Hades
Diseño gótico
La antífona de hoy, habla sobre el poder total, y toma los símbolos de llave (clavis) y cetro (sceptrum). Este poder simbolizado por el cetro, es un poder supremo, lo cual se simboliza con la llave.
Es Isaías que da inicio a este cerrar y abrir con esta llave poderosa:
Pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; abrirá, y nadie cerrará, cerrará, y nadie abrirá.(22,22)
El Apocalipsis, retomará este concepto de Isaías, y lo referirá a Jesucristo:
Esto dice el Santo, el Veraz, el que tiene la llave de David: si él abre, nadie puede cerrar; si él cierra, nadie puede abrir. (3,7)
Esta llave se emplea para entrar por la puerta del seno virginal de María y esta misma llave se usará para salir y cerrar el mismo seno, dejando intacta su virginidad.
La iglesia antropológica, iconoclasta y protestantizada, puede reírse de estas afirmaciones, las cuales no son mías, son del mismo origen del cristianismo. Lo siento, no me modernicé, o mejor dicho, era moderno, pero ahora regresé al seno del catolicismo de siempre.
Esta misma llave, que deja intacta la virginidad de María, es la que se emplea para la muerte y el abismo profundo:
No temas, soy yo, el Primero y el Último, el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la Muerte y del Hades. (Ap. 1,17 y 18)
Quien posee esta llave, es quien puede resucitar los muertos, así como Él ha resucitado, logrando una victoria sobre el Hades.
Es la misma llave que se otorga a Pedro en cuestiones referentes a la Iglesia. Como sabemos, llave cuestionada por los iconoclastas protestantes.
Con esta presentación, entenderemos mejor la antífona del día 20 que dice:
O clavis David * et sceptrum domus Israël; qui aperis, et nemo claudit; claudis, et nemo aperit: veni, et educ vinctum de domo carceris, sedentem in ténebris, et umbra mortis.
Y dejamos nuestra traducción:
Oh llave de David * y cetro de la casa de Israel, que abres y nadie puede cerrar, cierras y nadie puede abrir, ven y saca de la mansión de la cárcel, a los que viven en tinieblas y sombras de muerte.
Hoy se invoca a Jesucristo quien posee las llaves de la vida y de la muerte, para que nos saque de esa casa de los muertos, el Hades. Se pide que venga y que saque a los que viven en tinieblas y sombra de muerte. Esta última parte se toma del Cántico de Zacarías:

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, * nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas * y en sombras de muerte. (Lucas, 1, 78 y 79)



No hay comentarios:

Publicar un comentario