Calesita

Quinta antífona: O Oriens

El tema de esta quinta antífona que se canta el día 21 de diciembre, toca el tema del Sol Naciente.
Jesucristo es el Sol que nace en Oriente. El tema es tratado por el Salmo 18:
Allí le ha puesto su tienda al sol: Él sale como el esposo de su alcoba, * Contento como un héroe, a recorrer su camino.
Asoma por un extremo del cielo, † y su órbita llega al otro extremo: * nada se libra de su calor.
Nuevamente, el tema del sol, nos recuerda el tema de Adonai perteneciente a la segunda antífona. Su sentido, es mayor, pues en Navidad, los paganos festejaban el solsticio, la festividad del Sol Invicto que en el hemisferio norte comenzaba a renacer.
Para que no exista confusión, los rayos de este sol, se forman con la Luz eterna, además este es el sol de justicia. El profeta Malaquías es quien lo presenta:
Mas para ustedes, los que temen mi nombre, se alzará un sol de justicia que traerá en sus alas la salud. (4,2)
Este sol, para el profeta, sobreviene en el día del juicio, sol ardiente que como un horno quema lo inicuo. (Cfr.Cap. IV) La Carta de Santiago retomará esta comparación del sol ardiente:
Así como saliendo el sol ardiente se va secando la hierba, cae la flor, y se acaba toda su vistosa hermosura, así también el rico se marchitará en sus andanzas. (1,11)
Quien dará la palabras de esta antífona es el Cantar de Zacarías:
Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte. (Lucas 1, 78 y 79)
De este modo se dará la redacción:
O Óriens * splendor lucis æternæ, et sol justítiæ: veni, et illúmina sedéntes in ténebris, et umbra mortis.
Dejamos nuestra traducción:
Oh Oriente, * esplendor de la luz eterna y sol de justicia: ven e ilumina a los que se sientan en las tinieblas y en la sombra de la muerte.
Y recordemos:

El Sol naciente empezó a brillar en la oscuridad. Solo si tú lo quieres ver lo verás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario