Calesita

Séptima antífona: O Emmanuel


Esta es la última de las antífonas mayores de este tiempo de adviento, y se dirige al Emmanuel, al Dios con nosotros.
Isaías es quien introduce este título de Emmanuel:
El Señor mismo os dará señal: He aquí que una virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y su nombre será Emmanuel. Isaías 7:14
Pero es el Evangelio de San Mateo, quien dará la explicación mesiánica a dicha profecía:
Todo lo cual se hizo en cumplimiento de lo que pronunció el Señor por el profeta, que dice: Sepan que una virgen concebirá y tendrá un hijo, a quien pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa Dios con nosotros. (Mateo 1, 22 y 23)
Todo esto señala que una Virgen vuelve a generar al Hijo del Padre en su seno, y este es el significado profundo del Emmanuel.
Este es el texto de la antífona:
O Emmanuel * Rex et légifer noster, exspectátio Géntium, et Salvátor eárum: veni ad salvándum nos Dómine Deus noster.
Y dejamos nuestra traducción:
Oh Emmanuel, * Rey y legislador nuestro, anhelo de las naciones y su salvador: ven y sálvanos.
Nuevamente, no estamos ante una divinidad que debe ser buscada por el hombre, como enseñan los esotéricos y los masones; sino ante un Dios que sale en busca del hombre. El hombre humilde, es quien puede recibirlo; el esotérico, el soberbio no lo puede hacer.
Esta antífona, rememora las anteriores, donde Jesucristo aparece como Rey, como legislador en el Adonai de la antífona segunda, como el esperado por las naciones en la antífona sexta, como el Salvador quien está presente en todas ellas. Digamos, que este Dios con nosotros, es el clímax, el momento supremo de las seis antífonas anteriores, luego del cual acaecerá el desenlace, y este se da en la respuesta, la cual está, pero en forma oculta por medio de un acróstico.
Este acróstico se redacta a la inversa, pues es Dios el que, como dijimos, sale en busca del hombre.
Si ordenamos las antífonas en orden inverso, obtendremos dicha respuesta divina:
O Emmanuel
O Rex Géntium
O Oriens
O Clavis David
O Radix Jesse
O Adonai
O Sapientia
Esto nos da la expresión latina, ERO CRAS, lo cual traducido es Estaré Mañana y mañana es nuestra Navidad. Esto nos recuerda el final del Apocalipsis:
Dice el que testifica estas cosas: Sí, vengo pronto. Amén. (22,20)


No hay comentarios:

Publicar un comentario