Calesita

Sexta antífona: O Rex Géntium

La antífona de hoy se inicia invocando al deseado Rey de las Naciones.
Todo nace del profeta Jeremías:
¿Quién no te temerá, oh rey de las naciones? Porque tuya es la gloria; entre todos los sabios de las naciones, y en todos los reinos no hay ninguno semejante a ti. (11,7)
Y este reinado tendrá su confirmación entre las naciones, cuando su señal se haya manifestado, y los pueblos al verla, se hayan golpeado el pecho, entonces será realidad este cántico del Apocalipsis:
Grandes y estupendas son tus obras, Señor, Dios todopoderoso; justos y verdaderos tus caminos, Rey de las naciones. ¿Quién no te temerá, Señor, y no glorificará tu nombre? Porque tú solo eres santo, y todas las naciones vendrán y se postrarán delante de ti, pues tus fallos se han hecho manifiestos. (15, 3 y 4)
Junto a la invocación inicial en la antífona que da a Jesucristo como el deseado (et desiderátus eárum) Rey de las naciones, se adosa otro título, el de piedra angular (lapisque angularis).
Isaías dará la imagen de la piedra angular:
Así dice el Señor Dios: "He aquí que yo pongo por fundamento en Sión una piedra elegida, angular, preciosa y fundamental: quien tuviere fe en ella no vacilará. (28,16)
El Salmo 117 1, dará su profecía sobre esta piedra angular:
La piedra que rechazaron los constructores ha sido puesta por cabecera (κεφαλην) angular. (22)
San Pedro dirá a los jefes del pueblo judío, que esta profecía se ha cumplido:
Él (Jesucristo) es la piedra rechazada por ustedes los constructores, que ha venido a ser piedra angular. (Hechos 4,11)
San Pablo enseñará a los efesios la importancia mística de esta piedra angular:
Así pues, ya no sois extraños ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios, edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo, en quien toda edificación bien trabada se eleva hasta formar un templo santo en el Señor, en quien también vosotros con ellos estáis siendo edificados, para ser morada de Dios en el Espíritu. (2, 19-22)
San Pedro en su Primera Carta, continuará con el tema de la piedra angular, afirmando que dicha piedra...
...es piedra de tropiezo y roca de escándalo. (2,8)
Esta piedra, tan peculiar, es la que une el edificio, por ello dirá la antífona que de dos hace uno (qui facis utráque unum). Piedra esencial para cualquier unidad. Esta antífona, nada tiene que ver con los modernistas, los bergoglianos y otras yerbas masónicas. Sin Jesucristo no existe unidad: ¿Judíos, musulmanes, rechazan a Jesucristo? Entonces se ha rechazado la unidad, nada es más claro en la antífona.
Sobre esta piedra, se apoyarán otras piedras que son los cristianos, donde todos forman el edificio de la Iglesia. Es San Pedro que lo enseñará diciendo en su primera Carta:
Ustedes, como piedras vivas, son edificados en casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por Jesucristo. (2,5)
En la Visión Tercera del Pastor de Hermas, escrito en el siglo II, se hace una larga parábola apocalíptica sobre el tema de las piedras de la Iglesia. Sobre dicha visión, tomo solo un breve texto para indicar la unidad del edificio, en este caso una torre, basado en la piedra angular, sobre la que se acomodan las otras piedras: 2
Ella me dijo:
Mira, ¿no ves enfrente de ti una gran torre que es edificada sobre las aguas, de piedras cuadradas relucientes?"
Y la torre era edificada cuadrada por los seis jóvenes que habían venido con ella. Y muchísimos otros traían piedras, y algunos de ellos de lo profundo del mar y otros de la tierra, y las iban entregando a los seis jóvenes. Y éstos las tomaban y edificaban. Las piedras que eran arrastradas del abismo las colocaban, en cada caso, tal como eran, en el edificio, porque ya se les había dado forma; y encajaban en sus junturas con las otras piedras; y se adherían tan juntas la una a la otra que no se podía ver la juntura; y el edificio de la torre daba la impresión como si fuera edificado de una sola piedra.
Damos a continuación el texto original de esta antífona:
O Rex Géntium, * et desiderátus eárum, lapisque angularis, qui facis utráque unum: veni, et salva hóminem, quem de limo formásti.
La invocación final de la antífona, arranca como es costumbre con su veni, y hoy ¿para qué viene?
Lo hace para salvar a la humanidad (salva hóminem), humanidad que como afirma el Génesis (2,7) fue tomada y formada del barro (quem de limo formásti). Una humanidad que pasa del barro, la arcilla y el polvo, a ser por Jesucristo, piedra viva.
Dejamos a continuación nuestra traducción:
Oh Rey de las naciones, * y deseado por ellas, piedra angular que de dos haces uno: ven y salva al hombre que formaste del barro.


1 Recuerdo al lector que seguimos en los Salmos la numeración tradicional.

2 Su texto completo, algo extenso, puede leerse desde este link: http://escrituras.tripod.com/Textos/Hermas.htm Para leer el texto original griego: http://www.ccel.org/l/lake/fathers/shepherd_a.htm


No hay comentarios:

Publicar un comentario